3.4.10

Lisboa en moto ¡no!

Lisboa en moto es muy poco recomendable, aunque en principio parezca muy romántico. La combinación de asfalto desastroso con adoquines es fatal para las suspensiones de la moto, y si a eso añadimos los raíles de los tranvías, que son auténticas trampas mortales para las ruedas, circular se hace muy incómodo. Para más inri, las callejas estrechas y en cuesta, con adoquines que resbalan, no invitan a meterse por ellas. La orientación es fatal, todo es dirección prohibida y puedes recorrerte media ciudad hasta coger la dirección que quieres.

Resumiendo, que después de mucha vuelta hemos aparcado en Restauradores y hemos recorrido el barrio de Alfama andando.